Incompatibilidad Rh en el embarazo

Incompatibilidad Rh en el embarazo

El factor Rh es una proteína antigénica que puede estar presente en la membrana de los glóbulos rojos, es cuando decimos que el grupo sanguíneo es Rh positivo.

La  incompatibilidad Rh, enfermedad hemolítica o eritroblastosis fetal, es una alteración que se produce durante el embarazo cuando la sangre de la madre es Rh negativa, es decir, carece del factor Rh,  y la del feto es Rh positiva.motion free foro

Cuando los hematíes fetales pasan a la sangre materna, el sistema inmunológico de esta se defiende generando anticuerpos contra ellos para destruirlos.  Estos anticuerpos pueden pasar al feto a través de la placenta.piperine forte kde kúpiť

Si los niveles de anticuerpos anti-Rh de la madre  aumentan demasiado, es necesario realizar  un seguimiento. Podría  ser necesario realizar transfusiones intrauterinas e incluso inducir un parto precoz.probolan50 side effects

Un bebé afectado por la incompatibilidad Rh debe ser controlado al nacer para vigilar una posible  anemia e ictericia, provocada por un aumento de bilirrubina en la sangre, esto da lugar a la aparición de un color amarillento  en la piel y en los ojos. Generalmente la ictericia suele ser leve y mejora con la exposición a la luz solar.psorimilk estructura

El desarrollo de anticuerpos en el organismo materno conlleva su tiempo, por eso, la incompatibilidad Rh  aparece a partir del segundo embarazo.knee active contraindicaciones

PREVENCIÓN

Cuando una mujer embarazada tiene Rh negativo, debe realizarse el Test de Coombs  entre la octava y la novena semana de embarazo, que consiste en un análisis de sangre para detectar la presencia de anticuerpos en suero que reaccionan con los antígenos que se encuentran en la superficie de los glóbulos rojos. Esta prueba se le volverá a repetir a la madre  cada mes a partir del quinto mes de embarazo.por qué

Si el resultado del Test de Coombs es positivo, hay que administrar a la  madre  una inyección de gammaglobulina anti-D en la semana 28 de gestación,  que destruye  los hematíes fetales que pasan a la circulación sanguínea de la madre y evita que esta genere anticuerpos frente a los glóbulos rojos del feto.

La protección que produce la gammaglobulina anti-D sólo dura 12 semanas.

Un buen control prenatal y el tratamiento adecuado evitan posibles complicaciones.

publicidad

Culturismo