El agua en el deporte

El agua en el deporte

El agua es uno de los nutrientes más importantes. Podemos vivir varias semanas gastando las reservas energéticas del cuerpo, pero sólo pocos días sin agua. En la actividad física, la hidratación es fundamental para reforzar la seguridad, el bienestar y el buen rendimiento del deportista.

El agua permite ceder oxígeno a los músculos y aprovisionarlos de combustible durante el entrenamiento. Cada nivel de deshidratación está asociado a una mayor o menor reducción de las funciones metabólicas, circulatorias y termorreguladoras, especialmente cuando el ejercicio se realiza en un clima cálido y húmedo. La deshidratación reduce las prestaciones y la concentración del deportista. Por lo tanto, ¡hay que aprender a beber para ganar!knee active

Pero en los últimos tiempos no hacen deporte solamente los jugadores o atletas profesionales, sino también millones de personas de toda edad que acuden a gimnasios o piscinas, con la convicción de que una actividad física regular y bien practicada es un importante factor de prevención de enfermedades y permite mejorar el estado físico y psíquico. También para ellos, como para los deportistas profesionales, es de fundamental importancia asegurar una buena hidratación. La pérdida de líquidos durante el ejercicio físico disminuye el volumen del plasma y el contenido de agua en los músculos. El corazón se somete entonces a un esfuerzo mayor para bombear la sangre a través del cuerpo. Los músculos trabajan con menos energía y empiezan a transmitir síntomas de fatiga.motion free crema

La deshidratación provoca siempre una disminución del rendimiento y de la habilidad del deportista, además de mermar su concentración. Es sorprendente constatar con cuánta rapidez la deshidratación debida a la sudoración puede reducir el rendimiento del deportista o provocar daños físicos (por ejemplo, los causados por el calor). En los ejercicios vigorosos, con temperatura y humedad elevadas, se pueden perder de dos a tres litros de agua por hora. Es bastante común en los deportistas perder del 2 al 6% de su peso durante el ejercicio. En deportes como en el fútbol americano- que exigen esfuerzos intensos y, por tanto, una gran producción endógena de calor, a la par que una dificultad para disipar dicho calor a causa de la ropa utilizada- es posible que se verifiquen trastornos por calor como calambres musculares, agotamiento y en particular la temida crisis hipertérmica, que puede ser mortal. Lamentablemente, como se sabe, la sed no es un indicador adecuado de la necesidad de rehidratación, porque aparece cuando el cuerpo ya está deshidratado.climax control einnahme

Cuanto más dure el ejercicio físico, más intenso será el esfuerzo y más importante resultará beber una cantidad adecuada de líquido. Estudios epidemiológicos han demostrado que la mayoría de las personas que hacen deporte, incluso a nivel competitivo y profesional, no beben suficiente y, aunque los organizadores de los eventos pongan a su disposición abundantes cantidades de agua y de bebidas deportiva, ellos reemplazan de media sólo dos tercios de los líquidos perdidos. Esto es particularmente cierto en los ciclistas, a causa de la rápida evaporación del sudor que disminuye la impresión de estar perdiendo líquido. Por otra parte, el líquido no se pierde solamente a través de la piel sino también de los pulmones, en cantidades que pueden llegar a los dos litros para un ciclista profesional. La correcta hidratación de los deportistas debe estudiarse y programarse con la misma precisión con que se estudia y se programa su alimentación.welltox foro

Es decir, hay que elaborar una estrategia de hidratación para cada individuo en función de sus características físicas (en particular, del peso), del tipo de deporte (aeróbico o anaeróbico, de potencia o de resistencia), condiciones climáticas y frecuencia de los entrenamientos y competiciones (en el año, en el mes o en períodos particulares como los de algunos campeonatos).catch me patch me ingredientes

La prehidratación y la rehidratación durante el esfuerzo y después de él son de fundamental importancia para mantener eficiente el sistema cardiovascular, la función muscular y la temperatura del cuerpo. El American College of Sports Medicine recomienda a los deportistas beber medio litro de agua dos horas antes del ejercicio. Durante la actividad física es importante beber sin esperar a tener sed, y hacerlo en intervalos regulares en función de sudoración.

En general se recomienda suplir las pérdidas cada 15.20 minutos.

Por último, al final del ejercicio físico es preciso reponer los líquidos perdidos bebiendo una cantidad adecuada de agua u otra bebida. Para que esto sea posible, hay que dejar las bebidas al alcance de cada deportista o, si es preciso, alcanzárselas personalmente. Es importante destacar la importancia de que los deportistas tengan agua a su disposición durante los entrenamientos y las competiciones. No basta con educar a los deportistas para que programen y mantengan su hidratación, también es necesario que los dirigentes y organizadores garanticen el aprovisionamiento de agua y bebidas deportivas frescas y de sabor agradable. Una solución inteligente es instalar dispensadores de agua fresca y buena.

¿Cuánta agua hay que beber?

La forma más sencilla de saberlo es controlar la cantidad y el color de la orina. La orina de una persona bien hidratación es abundante y clara, mientras que la escasez y el color oscuro indican deshidratación. Otro modo es pesarse antes y después del ejercicio y reponer la diferencia con líquidos. Por fin, cabe recordar que quienes realizan actividades físicas intensas o prolongadas han de seguir una dieta rica en carbohidratos, frutas y verduras, a la vez que pobre en grasas. También deben limitar al máximo el consumo de cafeína o alcohol durante la jornada.

La práctica sistemática de una actividad física, además, exige adoptar como estilo de vida una correcta hidratación, bebiendo agua en cantidades adecuadas sin esperar a tener sed.

Resumen:

  • La deshidratación disminuye el rendimiento, la concentración y el bienestar del deportista.
  • Los deportistas pueden deshidratarse con mucha facilidad.
  • Una correcta hidratación es fundamental, en quienes practican actividades físicas para mantenerse en forma y aminorar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • No hay que esperar a que aparezca el estímulo de la sed, sino seguir un programa de hidratación. En general, hay que beber antes, durante y después del ejercicio físico.
  • Si el entrenamiento o la competición dura de una hora a una hora y media, es suficiente hidratarse solamente con agua. Para esfuerzos mayores es correcto añadir bebidas que contengan carbohidratos.
  • Los organizadores de eventos deportivos deben instalar puntos de abastecimiento de agua. Los deportistas deben tener fácil acceso al agua o a las bebidas específicas.
  • Un método simple para determinar la cantidad de agua que ha de reponerse es pesarse antes y después del ejercicio físico.
  • Quienes practican deporte deben llevar una dieta suficientemente rica en carbohidratos, frutas y verduras, y pobre en grasas.
publicidad

Culturismo